Se inauguró en el año 1991, y desde entonces ha estado en activo. Barcelona es como sabéis es la sede del Gran Premio de España y de los test de invierno de la F1, por lo que, aunque no es particularmente bonito, hay mucha historia de la F1. Todos los ctos. nacionales se han disputado allí, por lo que es un circuito importante en el mundo y esencial en España.

Vamos a ver como es una vuelta a este importante trazado y sus peculiaridades:

ELF: Es la curva de final de recta. Es una curva donde puedes perder mucho tiempo. Frenar tarde no es importante, lo importante es la inercia que eres capaz de meter en la primera curva a derecha, pero sin olvidar que tenemos que posicionar el coche casi a la derecha del todo para poder hacer a fondo la izquierda que le sigue (o lo más rápido posible), es decir, el giro primero es muy tarde, sacrificando la primera para hacer bien la izquierda. Ojo con el cambio de dirección, que ha de ser suave para no desestabilizar el coche.

Renault: casi ningún coche la logra hacer a fondo, pero casi… el objetivo es mantener el coche al límite durante toda la curva, para lo que empezamos por una entrada por en medio de la pista, no es necesario abrirse, ya que la ventaja de abrirse es igual que la desventaja que supone tener que forzar el coche a ir al exterior de la curva. Entramos más o menos por en medio y es importante hacer la entrada con el gas a fondo para poder meter inercia. Una vez iniciado el giro, levantas poco a poco el gas para que el morro pueda ir al vértice que está por la mitad de la curva, una vez conseguimos eso volvemos a poner gar hasta el fondo lentamente.

Repsol: Curva muy complicada. El vértice está muy pronto y la inercia es importantísima. Tenemos que frenar el coche lo menos posible e irnos al vértice al principio. Una vez tocado podemos ir abriéndonos para no frenar el coche aplicando el gas progresivamente. Cuidado a la salida de la curva, porque no la vemos y es fácil pasarse y acabar pisando la tierra en el exterior. Para hacer un buen tiempo hay que pensar mucho en hacer la mejor velocidad mínima posible y no obcecarnos en frenar tarde.

Seat: Es una curva lenta, hay dos partes, la entrada y la salida. El objetivo es acelerar lo antes posible, por lo que tenemos que llegar a un vértice muy tarde y con el coche estable. No podemos llegar a la salida con mucha dirección o no podremos poner el gar. La frenada puede ser muy tarde, pero siempre y cuando paremos el coche lo suficiente para no estropear la salida.

La Moreneta: Es la curva más difícil técnicamente. Es en subida y con cambio de dirección. El error común es frenar demasiado tarde. La frenada no nos importa, ya que lo único que nos va a dar el tiempo por vuelta es la velocidad de salida de la curva y para ello tenemos que frenar “pronto” pero poco y girar manteniendo un poco de freno para ayudar al morro a entrar a la curva con peso, luego soltar el freno y acelerar suavemente pero hasta el final usando los pianos de la salida todo lo que podamos. Ojo con entrar demasiado rápido y pisar los pianos con el volante girado, ya que es una manera muy popular de “arrugar” el coche en este sitio, así que volante todo lo recto que puedas, por una entrada pronto y limpia.

Campsa: poco misterio técnico, pero mucho misterio de Co… coraje es muy rápida y hay dos manera de entrar o soltando gas o frenando suavemente. La entrada es esencial, ya que no queremos desestabilizar el coche, con lo que el movimiento de volante y/o de freno ha de ser muy suaves. Giramos tarde y buscamos un vértice tarde, ya que la salida es ciega y no queremos pisar fuera del circuito. Tratamos de dar gas progresivo.

La Caixa: Es la curva más lenta, no tiene casi opciones de trazada, y nuestro objetivo es frenar lo más tarde posible, de cara a girar el coche y tratar de dar gas a fondo lo antes posible. Es normal dar gas demasiado pronto y la paciencia con el gas suele ser un buen consejo en la curva. Hay muchas referencias para frenar y escapatorias, así que no tienes excusa para no aprender a frenar tarde ahí.

Banc Sabadell: Curva muy larga. El objetivo es pasar el menor tiempo en ella posible, por lo que hacemos dos vértices, uno a la entrada que tocamos entrando y frenando, nos “pasamos” de la curva en medio y buscamos un segundo vértice ya acelerando en la salida. Cuidado con pisar el piano a la salida porque nos quitará tracción.

Europcar: Curva simple, no podemos ganar mucho pero si perder, tenemos que frenar un poco, pronto y suave, y visualizar que vamos a hacer la salida a media pista, así que sacrificamos un poco la velocidad para situar el coche para la Chicanne, con lo que giramos más de lo que necesitamos para llegar a la chicanne rectos y totalmente a la derecha.

Chicanne: Muy técnica. Mucha gente la hace mal. Lo único que nos interesa es la salida para lo que necesitamos frenar mucho y girar mucho situando el coche totalmente a la izquierda, para poder hacer la curva a derechas al máximo. Tenemos que dar gas una sola vez, es decir frenar el coche bien para situarlo y esperar a dar gas de una sola vez con paciencia para la curva a derecha, ya que la velocidad de la recta dependerá de esto.

New Holland: Antes de la chicanne era la mejor curva de España, ahora ya no tiene ninguna gracia. Es una curva que con casi todos los coches se hace a fondo con un vértice en medio. Importante usar bien toda la pista a la salida para frenar el coche lo menos posible con la dirección. En caso de no ser a fondo, iniciamos el giro a fondo y luego levantamos suavemente.

Esta es una vuelta a Barcelona, como veis un circuito con un poco de todo donde no es fácil ganar tiempo, pero si es fácil perderlo. El equilibrio del coche es muy importante para hacer un buen tiempo, y es por eso que se usa tanto para poner los coches a punto. Muy técnico y poco emocional.

Deja una respuesta